Negocios y Tecnología: ¿estamos a la altura de la “Tercera Plataforma”? - C Mas
Inicio / Negocios y Tecnología: ¿estamos a la altura de la “Tercera Plataforma”?

Negocios y Tecnología: ¿estamos a la altura de la “Tercera Plataforma”?

Se trata de la nueva era de la información que nos enfrenta al Big Data, Cloud Computing y al uso de dispositivos móviles, los cuales se han convertido en el desafío más complejo para el mundo de los negocios. La tecnología puede ser una aliada o una enemiga de las empresas, por eso, estas deben replantear su estrategia de protección de la información en paralelo con los adelantos tecnológicos, ya que si no lo hacen ahora, tal vez se verán obligadas a callar para siempre.

Las capacidades tecnológicas de hoy se han vuelto una herramienta fundamental que llegó hace años, no solo para quedarse, sino que también para rentabilizar las inversiones, optimizar los procesos, ampliar las redes, generar nuevos procedimientos y expandir las posibilidades sin límites.

A este nuevo escenario se le ha denominado “Tercera Plataforma” y se refiere a un conjunto de tecnologías y servicios relacionados con las cuatro claves que orientan la inversión de las empresas: Cloud Computing, Big Data, Social Business y Mobility, sistemas que ponen a disposición inmediata la información organizacional, utilizando cualquier dispositivo, en todo momento y lugar.

Esta era tecnológica actual representa un profundo cambio de paradigma a partir de las nuevas estructuras de información, las cuales se caracterizan por tener increíbles capacidades de almacenamiento virtual. Sin embargo, las amenazas a la seguridad de la información también se benefician de este desarrollo y las organizaciones cibercriminales apuntan directo, con un alto nivel de estrategia, efectividad y cautela, hacia las plataformas móviles y PCs, mediante el uso y proliferación de malware, principalmente.

Por este motivo, las empresas tienen que responder ante el imperativo de generar estrategias de ciberseguridad que sean acordes a los nuevos tiempos y al dinamismo permanente de la innovación ciberdelictiva, ya que esta incluye el potenciamiento de los delitos conocidos entre bandas cibercriminales, así como el uso de la inteligencia artificial.

Según un estudio realizado por International Data Corporation(IDC), el avance de las organizaciones en materia de seguridad digital, así como también de las brechas, aún están seriamente al debe, considerando que en los próximos años el número de organizaciones “determinadas digitalmente”, es decir, que cuentan con una arquitectura tecnológica totalmente integrada en la empresa, aumentará del 33% a casi el 90% a nivel mundial.

Lo anterior ha desarrollado un proceso de transformación digital al interior de las organizaciones, el cual considera como elementos centrales a la ciberseguridad, la realidad virtual, el internet de las cosas, los sistemas cognitivos, la robótica y la impresión 3D. Esto, a su vez, ha impulsado un aceleramiento de la innovación en las compañías, así como profundos y generalizados cambios en la estructura del mercado, en las expectativas del cliente y en la eficiencia operativa, generando inquietudes laborales nunca antes vistas, como la vulnerabilidad de datos sensibles para las organizaciones.

Desde IDC y la Alianza Chilena de Ciberseguridad señalan que es crucial para las organizaciones implementar un proceso de transformación digital que tenga un presupuesto específico, que esté alineado con el objetivo del negocio y que permita predecir ataques.

Yerka Yukich, secretaria ejecutiva del Centro de Economía Digital de la Cámara de Comercio de Santiago y presidenta de la Alianza Chilena de Ciberseguridad afirma que “estamos en una era mucho más compleja, demandante y exigente en cuanto a la seguridad digital. Las empresas no solo requieren realizar una reingeniería de su infraestructura, también deben rediseñar sus estrategias, ya no pueden seguir pensando que la ciberseguridad se basa en construir un sistema de resguardo para sí mismos, la clave está en la colaboración y en comprender que ya no sobreviven las organizaciones cerradas. Actualmente, la única forma de prevenir y combatir es mediante la apertura y la cooperación entre el sector privado, el Estado, la banca, el retail y el comercio en general, etc.”.  

En ese sentido, el informe de IDC realiza una mirada de Chile en cuanto a su pasado reciente, la actualidad y sus proyecciones. Natalia Vega, Country Manager, IDC Chile & Perú, explica que el crecimiento en la inversión en hardware (dispositivos e infraestructura empresarial), fue de US$ 3.995 en el año 2015 y se proyecta para el año 2022 alrededor de 4 mil millones de dólares, lo que implica una tasa de crecimiento anual compuesto para ese período de 0,3%. En tanto, en software, la inversión comenzó en US$ 899 millones y se proyecta que supere los US$ 1.300 millones en 2022, indicando una tasa de crecimiento dealrededor del 7% para el mismo periodo.

Decidor es el caso de los servicios de TI, los cuales incluyen la implantación y gestión de infraestructura de seguridad. En el 2015, la inversión fue de US$1.722 millones y se proyecta una tasa de crecimiento anual compuesto de alrededor de 5% para ese periodo, llegando a superar los US$2.300 en el año 2022.

Al respecto, Jorge Lee, presidente de la Comisión de Seguridad y Antidelincuencia de la Cámara Nacional de Comercio y miembro del directorio de la Alianza Chilena de Ciberseguridad, sostiene que si bien las expectativas son superiores al crecimiento de nuestro PIB, como total país, aún es necesario un trabajo conjunto entre el sector privado y público junto a la Academia para poder hacer crecer su adopción con mayor celeridad. Al no existir planificación respecto de los riesgos cibernéticos, la inversión en medidas de seguridad para prevenirlos será mínima y eso nos ubica en un escenario muy poco promisorio, pues en el momento en que se desarrolle un evento crítico, se presenta la obligación de improvisar, lo que obviamente puede tener altas consecuencias. La cultura de la ‘eficacia reactiva’ debe dar paso rápidamente a de ‘eficiencia preventiva´.

CRECIMIENTO DEL MERCADO

El estudio sostiene que la economía digital es la que impulsa el desarrollo de la Tercera Plataforma y, en ese sentido, proyectaque para fines del 2020, 3 de cada 5 dólares se gastarán entecnologías de información basadas en Cloud, Big Data & Analítica, Social, Movilidad, IoT, Inteligencia Artificial, Robótica, Impresión 3D, AR/VR, y todas las correspondientes a la segunda plataforma y que son necesarias para su implementación.  

El rápido crecimiento y desarrollo que están teniendo estas tecnologías se explica principalmente por las prioridades del negocio, como aumentar la productividad, reducir costos y mejorar el time to market. A esto le sigue el inminente cambio generacional en la fuerza laboral y la seguridad digital como el principal desafío para los directores de tecnología (CIOs).

A estos últimos se les considera responsables de la ventaja competitiva de la empresa y, como los hackers diseñan ataques cibernéticos destinados exclusivamente a robar datos confidenciales, es que la evaluación y gestión de riesgos que ellos realizan son pilares de la salud del negocio.

Yerka Yukich añade que “es imperativo que el rubro comercialen nuestro país tenga visión, compromiso y proactividad. Ya hemos visto cómo la banca, el retail y otros sectores económicoshan sido atacados por diversas agrupaciones cibercriminales y eso debe ser detectado y detenido ahora. Hoy por hoy no existen plazos ni holguras en materias de seguridad virtual y eso el mundo ejecutivo en Chile lo tiene que asumir”.

La encuesta IDC IT Investment Trends que se realiza cada año a los tomadores de decisión en TI en empresas con más de 100 empleados para conocer sus prioridades en la materia, muestra que en el año 2019 un 53% de ellos pone en primer lugar la seguridad TI. En orden de importancia le sigue la consolidación de los sistemas ERP, luego el Big Data Analytics, infraestructura y, por último, la movilidad.

Natalia Vega argumenta que los últimos cyberataques y filtraciones de datos han aumentado la preocupación de los CIOs y ejecutivos C-Level, por lo que han impulsado la definición de nuevas estrategias de seguridad de las TI centradas en todos los procesos productivos y de negocios, en las políticas y entrenamiento de las personas, y en nuevas tecnologías, que son de gran ayuda para mitigar riesgos como Cloud e Inteligencia Artificial. En este sentido, es crucial para una compañía considerar las siguientes dimensiones paradefinir una estrategia efectiva de ciberseguridad: visión del negocio, administración del riesgo, de las personas, de los procesos y las tecnologías”, concluye la ejecutiva.  

Abrir chat
Powered by