Radiografía al emprendimiento financiado por la Corfo en 10 años – C Mas
Inicio / Emprendimientos / Radiografía al emprendimiento financiado por la Corfo en 10 años
4 junio, 2020

Radiografía al emprendimiento financiado por la Corfo en 10 años

Un total de 6.124 emprendimientos aprobados entre 2010 y 2019, con subsidios que llegan a $23 millones en promedio por proyecto en los últimos cinco años: así es el balance del último decenio del trabajo de la Corfo en el ecosistema local. Según expertos, se trata de un período donde se consolidó el emprendimiento como una opción real y se robusteció la industria. Ahora, el foco debe estar en internacionalizar las iniciativas nacionales y apoyar a quienes encuentren oportunidades en la crisis actual.’Antiguamente recibíamos emprendimientos en etapa de idea, pero hoy recibimos proyectos consolidados que, incluso, cuentan con prototipos o están en fase de venta. Hay una madurez innegable en las iniciativas que postulan en comparación a la década anterior, lo que demuestra que el ecosistema está avanzando’, afirma Pablo Terrazas, vicepresidente ejecutivo de la Corfo, al analizar los cambios que ha visto la Corporación en los últimos diez años.

El avance no ha sido menor y las cifras así lo avalan. Un total de 6.124 proyectos han sido aprobados en el período 2010-2019. Eso dentro de un marco bastante competitivo, ya que los números demuestran que solo un 15% de las iniciativas que postulan se adjudican fondos. Además, en los últimos cinco años, el monto promedio entregado ha sido de $23 millones. En cuanto a la distribución del territorio, un 50% de los emprendimientos financiados por la estatal son de distintas regiones del país y el otro 50% de la Metropolitana.

Sobre la presencia femenina, se observa que el porcentaje de emprendimientos liderados por mujeres se ha duplicado en 10 años, aunque comparativamente aún es bastante menor que los encabezados por hombres. En 2019, un 72,4% de los proyectos fue liderado por hombres y un 27,6% por mujeres. Esto, a pesar de que las cifras demuestran que las startups que tienen al menos una mujer en el equipo, tienen un 4,7% más de sobrevivencia que los compuestos solo por ellos.

La etapa de desarrollo de las iniciativas al momento de postular también ha variado. De un 30% en 2010 a un 40% en 2019 han aumentado los proyectos que se presentan con un prototipo ya listo; lo mismo ocurre con los que ya tienen un proyecto funcional, aumentando de un 20% en 2010 a un 30% en 2019. Al contrario, aquellos que se presentan en la etapa de idea han disminuido de un 15% en 2010 a solo un 3% el año pasado. Estas cifras, para Pablo Terrazas, reflejan el fortalecimiento de esta industria. ‘Como resultado de una política intensiva de apoyo al emprendimiento, en los últimos cinco años hemos aprobado en promedio 790 iniciativas anualmente. Y, además, el desempeño de los negocios apoyados creció un 65% entre 2016 y 2018, superando los $471 mil millones en ventas nacionales’, dice.

Para Endeavor, el trabajo que ha hecho Corfo ha sido importante para aportar y profundizar el desarrollo del ecosistema actual. ‘Hace diez años no se tenía esta cantidad de emprendedores, ni se tenía esta cantidad de instrumentos y creo que la Corfo ha sido un actor clave en la generación de este ecosistema, donde vemos a tantas empresas y a tantos emprendedores que están en la ruta del crecimiento, dejando de ser startups y transformándose en scaleups’, señala José Manuel Correa, director ejecutivo de Endeavor Chile.

Pero además de apoyar startups y entregar fondos, algunos destacan el valor de la Corfo al haber posicionado el emprendimiento como una opción laboral real. ‘Hoy emprender es una alternativa para los y las chilenas y nos estamos reconociendo como un país emprendedor, valoramos a quienes toman este camino y se ha visibilizado el gran esfuerzo que significa sacar adelante una empresa, grande, pequeña, mediana o micro’, dice Fernanda Vicente, presidenta ejecutiva de Mujeres del Pacífico.

Para Mónica Retamal, directora ejecutiva de Fundación Kodea, el ecosistema en Chile ha crecido, se ha diversificado y también sofisticado: ‘Si bien todavía estamos lejos de la escala esperada en tamaños y sofisticación de otros países, creo que hay varias buenas noticias: la cantidad de negocios tecnológicos y también tendencias potentes como la cantidad de Empresas B y emprendimientos sociales. Pero, por sobre todo, creo que hoy el emprendimiento es una opción real para muchos jóvenes y eso es una buena noticia sin lugar a dudas’.

Emprender en tiempos de crisis

La crisis social, económica, ambiental y de salud que estamos viviendo actualmente en Chile y en el mundo traerá consigo, según los expertos, nuevos desafíos que habrá que resolver y que definirán la próxima década del emprendimiento nacional. ‘Estamos ante un quiebre del modelo tradicional como lo conocíamos, lo que invita a pensar y repensar la economía y el país que queremos tener para los próximos años. Obviamente se van a seguir necesitando y se van a empujar todos los emprendimientos que estén asociados a economías colaborativas, circulares, tecnológicas, sociales, que se hagan cargo de vacíos ambientales, y asociadas también a las tecnologías 4.0’, señala José Manuel Correa.

Conrad von Igel, director ejecutivo del Centro de Innovación UC Anacleto Angelini, explica que aunque existe una presión inmediata por apoyar a las pymes, espera que esa necesidad no disminuya los recursos para una búsqueda de soluciones que, muchas veces, surgen desde la ciencia aplicada y la tecnología. ‘Se necesita de los emprendedores tecnológicos, por su capacidad para generar soluciones rápidas a problemas para los cuales las empresas tradicionales, sean pymes o grandes empresas, muchas veces no logran articular’, advierte.

Asimismo lo sostiene Mónica Retamal, quien añade que sin duda aumentarán los emprendimientos de subsistencia y la informalidad. ‘Ahí el desafío de la formalización será tremendo’, dice y agrega que esta crisis también evidencia la necesidad urgente de tener una industria de desarrollo local. ‘Esta tiene que ser mucho más potente para no depender en temas estratégicos de lo que puedan vendernos otros países. Mitigar ese riesgo me parece clave. Pero, además, tenemos que abrirnos a pensar en proyectos grandes como el hidrógeno verde, o convertirnos en una potencia solar. Estos son sueños que requieren de un ecosistema virtuoso, con niveles de coordinación y articulación que permitan movilizar grandes inversiones públicas y privadas’.

Los expertos advierten, a su vez, que la pandemia podría cambiar el objetivo de emprender: desde la opción a la necesidad. De hecho, el último reporte del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) 2019-2020 así lo confirma: un 69% de los chilenos adultos encuestados manifestó que la principal motivación para emprender el año pasado fue la necesidad derivada de la escasez y la cesantía.

Von Igel coincide y asegura que en el corto plazo, probablemente hasta 2021, aumentarán significativamente las personas que emprendan por necesidad. ‘En ese sentido, es inimaginable que Corfo y otras agencias del Estado que apoyan el emprendimiento y el desarrollo económico, no generen ajustes profundos a sus presupuestos que permitan atender las urgencias sociales’.

Para Terrazas no todo es tan negativo: ‘El desempleo está aumentando en Chile y en el mundo, por lo que es probable que aumenten los emprendedores por necesidad, pero también debemos considerar que es justamente en los momentos de crisis cuando surgen las mayores oportunidades para emprender, por lo que es esperable que conozcamos miles de proyectos que buscan aprovechar una buena oportunidad’.

Fernanda Vicente indica que la pandemia y la crisis social nos obligan a crear soluciones a problemas resignados, a ser aún más creativos y a no conformarnos. ‘El avance tecnológico con la digitalización, robotización e inteligencia artificial están transformando lo que conocemos por trabajo, agilizando las estructuras y, por lo tanto, se requiere de un capital humano distinto al actual para muchas de las posiciones. Entonces, ya sea por la destrucción del empleo que estamos viviendo o por la nueva revolución tecnológica industrial, emprender es más necesario y urgente que nunca’, afirma.

Desafíos pendientes

Escalar proyectos, potenciar la internacionalización y fomentar más todavía el emprendimiento femenino son, según los expertos, los desafíos pendientes que deberán resolver la Corfo y el ecosistema general en la próxima década. Fernanda Vicente señala que ya estamos en condiciones de darle forma al modelo chileno y de salir al mundo con nuestros productos. ‘Hay capital y apoyo para escalar, y sobre todo hay mucha pasión de quienes parten empresas en Chile por generar valor económico, pero también acompañadas de un gran valor social y medioambiental. Nuestro modelo es de triple impacto, y es por lo que vamos a ser reconocidos a nivel mundial, aquí están nuestros unicornios’, destaca.

Otro reto es el emprendimiento femenino. Para Von Igel, si bien los estudios han demostrado que los proyectos liderados por mujeres tienen una mayor tasa de supervivencia y a que hoy más que nunca la pandemia impulsará a que más mujeres emprendan, todavía existen ciertos sesgos en nuestra sociedad. ‘Por ejemplo, que tengamos pocas mujeres vinculadas a la ciencia y la tecnología y como consecuencia tenemos menos mujeres emprendiendo con base científico-tecnológica. En ese tipo de sesgos tendremos que seguir trabajando, ya que como sociedad en su conjunto, estamos perdiendo parte importante de nuestro potencial de desarrollo’, afirma el ejecutivo.

Publicado originalmente por El Mercurio



mothers day necklaces of birthstonesmothers day necklace with birthstonesmothers day necklace birthstonesmothers day birthstones necklacesatin pajamassilk scarfarmy bombbts army bombarmy bomb btsbts face maskcollier fete des meresmuttertagsgeschenk schmuckmothers day jewelrymothers necklacemom necklace

Posted on: Jun 04, 2020

/* ------- Line Break Shortcode --------*/ function line_break_shortcode() { return '
'; } add_shortcode( 'br', 'line_break_shortcode' );